A cualquier edad es importante realizar algún tipo de actividad física para favorecer la movilidad y evitar enfermedades que se aceleran o son provocadas por el sedentarismo. Sin embargo, en personas de tercera edad la actividad física es mucho más importante, ya que de eso depende en gran parte su autonomía e independencia.

Mejoramos la calidad de vida con actividad fisica

Con el envejecimiento, las personas mayores suelen hacerse más dependientes, ya que aparecen muchas limitaciones causadas por el paso de los años. La edad causa deterioro físico, que puede retrasarse manteniendo el hábito de practicar ejercicio físico, siempre teniendo en cuenta las limitaciones de cada paciente. 

Con los ejercicios evitamos caidas

El ejercicio físico en las personas mayores tiene múltiples ventajas, no sólo a nivel físico sino también mental y emocional. El poder realizar alguna actividad les ayudará afrontar esta etapa de la vida con mayor optimismo y a relacionarse con otros de forma sana e independiente. Además, existen incluso estudios que señalan que el ejercicio tiene la capacidad de retrasar el envejecimiento del cerebro y puede prevenir enfermedades neurodegenerativas de la tercera edad, como el Alzhéimer u otro tipo de demencia senil.

El ejercicio físico es fundamental para que las personas mayores mantengan su movilidad y, sobretodo, para que la preserven por más tiempo.

Las personas mayores que realizan alguna actividad física son mucho más coordinados, lo que los ayuda a reducir el riesgo de accidentes como tropezones o caídas en la tercera edad. Otra gran ventaja de mantenerse activos es que su estado anímico mejora enormemente, además de que reduce el estrés y el insomnio.

El ejercicio ayuda a la coordinación en ancianos

Por otro lado, debido a que el ejercicio ayuda a mantener un peso adecuado y a rebajar la proporción de grasa corporal, es capaz de fortalecer la autoestima y mejorar el concepto de  imagen corporal. Con ello también ayuda disminuir el riesgo de sufrir obesidad, sedentarismo y depresión.

Los servicios de cuidadores profesionales son ideales para ofrecer a tus mayores las claves de un envejecimiento saludable, activo y feliz, además de proporcionarles la seguridad necesaria a la hora de emprender una actividad física.

El ejercicio en esta etapa consiste en llevar a cabo actividades recreativas, paseos en bicicleta o caminatas, yoga, deportes de intensidad moderada como natación o golf, así como diversos tipos de gimnasia como aeróbic o bailes de salón. Una opción puede ser realizar una combinación de ambos tipos de actividades: moderadas y vigorosas.

En Sweet Home Service nos preocupa la calidad de vida de nuestros mayores. Por ello, nuestra contribución va más allá de ofrecer los mejores cuidados a domicilio para personas mayores contando con los mejores profesionales. Queremos ofrecer consejos para que cada familia sea consciente de las necesidades de su ser querido y así puedan darle todo lo que necesita para conseguir su máximo bienestar físico y emocional.

Contactanos ahora!

Clientes
91 172 75 74 • 667 410 410

marta@sweethomeservice.es

Candidat@s

622 851 112

candidatos@sweethomeservice.es

6 + 6 =

Call Now ButtonLlamar ahora!